Los objetivos de su empresa… ¿Pasarían un examen real?
 

 Artículos y recursos empresariales

 
  • jun
    14
    20
    11

    Los objetivos de su empresa… ¿Pasarían un examen real?

    System Account
    08:51 AM

    Los objetivos de su empresa… ¿Pasarían un examen real?

    En estos tiempos en los que el entorno no nos acompaña, donde todos parecemos sufrir de un auténtico terror al futuro incierto y en donde día tras día escuchamos historias de cierres de empresas y de dificultades de otras, todos conocemos también personas y/o empresas que parecen ser inmunes a todo ello e inasequibles al desaliento.¿Donde está la clave? En una correcta definición de sus objetivos y sus metas.
    Begoña Pabón – Coach Empresarial de Resulta2.
     
    Productos recomendados:
    Le recomendamos que eche un ojo a los productos para pequeñas y medianas empresas de Microsoft.
     
    Resumen:
    Varias preguntas que someto a reflexión antes de adentrarnos en este artículo:
    - ¿Pasarían nuestras metas un examen con algo más que un aprobado?
    - Y aún antes… ¿tenemos metas reales, claras u definidas?
    - ¿Sabemos cómo establecer las metas? ¿Y cómo seguirlas?
    Pensemos cada uno de nosotros sobre ello antes de seguir adelante...
     
    Estamos tan centrados todos nosotros en nuestras empresas y en sacar el negocio adelante, y a veces es tal la cantidad de asuntos urgentes que manejamos todos los días, que no nos paramos a pensar en lo importante. Seguro que ya hemos escuchado esta frase antes pero en mi opinión no le hacemos el caso que se merece.
     
    Lo más importante, tanto a nivel personal como a nivel profesional, es tener clara una VISION, entendiendo por tal, la fotografía perfectamente definida, de adonde queremos llegar y que queremos conseguir. Y por supuesto, no simplemente una representación mental de la misma sino una descripción exhaustiva por escrito. Si, si… por escrito!
     
    Pero dejando este asunto para posteriores reflexiones, vamos un paso más allá… aquel en el que nuestra Visión se transforma en un Plan de Acción con Objetivos y Metas parciales. ¿Tenemos nuestras metas bien definidas? Y si las tenemos… ¿somos fieles a ellas?...
     
    Seguramente la mayoría habrán oído hablar mucho sobre teorías pero y en la práctica… ¿Qué? … Hay una regla nemotécnica sencilla que nos ayuda mucho a definir las Metas de la forma correcta: una Meta deber ser siempre SMART, es decir:
     
    - ESpecífica
    - Medible
    - Alcanzable
    - Orientada a Resultados
    - Fijada en el Tiempo
     
    Hay algunos otros que para hacerlo aún mucho más fácil, le aplican la regla de su propio nombre, es decir, METAS:
    Motivador ...sólo hacemos bien lo que realmente queremos hacer.
    Específico ...contiene una descripción clara de lo que se trata de hacer.
    Temporizado ...contiene un acuerdo claro sobre los plazos.
    Alcanzable ...existe una cierta probabilidad de éxito con perseverancia.
    Seguible ...¿Cómo sabremos que lo hemos logrado?
     
    Ambas dos reglas expresan muy bien la esencia de cómo deben ser redactadas las Metas para que sean tales metas y no simples deseos o expresiones de sueños.
     
    Para que las metas se cumplan y sirvan a nuestros intereses reales, y sean metas serias y alcanzables, estos son algunos de los consejos que podemos poner en práctica:
    - Si no están por escrito, vuelve a pensar sobre ello y hazlo. Una meta no escrita es como un deseo. Escribir equivale a compromiso y esto equivale a resultados.
    - Si no es específica… de nuevo vuelve a pensarlo. Si no eres concreto y específico a la hora de redactar tus metas, no podrás medir tu progreso y por lo tanto, no sabrás si estás alcanzando el éxito que querías.
    - Haz de tus metas algo excitante y vívido. Haz que sea algo retante para ti; si no te exiges ir un poco más allá, no consigues nada.
    - Tus metas a corto plazo deben estar al servicio de tu visión a largo plazo. En los negocios la vida se mueve en plazos de 90 días; por lo tanto, establece los escalones hacia tu éxito de la misma forma.
    - No tengas miedo a reajustar tus metas; puede haber circunstancias reales que retrasen el logro y debes estar dispuesto a renegociar el tiempo que te has dado, pero nunca renuncies a tu meta si es la que te conduce a tu visión.
    - Valora la actividad tanto como el resultado. De esta forma, si además de enfocarnos en conseguir los beneficios, seguimos enfocados en la actividad correcta de acuerdo a nuestra metas, podremos sobrellevar los momentos “bajos” sin perder de vista el final.
    - Revisa tus metas con periodicidad ( cada semana, cada día, cada mes…); así lo hacen los líderes de negocio más reconocidos. ¿No te gustaría formar parte de ese Club?
    - Si es posible, involucra en tus metas a tu familia y amigos. El apoyo y el cariño hacen que el duro camino de los negocios sea algo menos árido.
    Una vez hayamos definido nuestras Metas, tanto personales como profesionales, entonces pensemos en las siguientes dos fases:
    - Qué tiene que suceder y que tengo que hacer para que la meta se consiga
    - Una vez definido lo anterior ¿qué me falta para conseguirlo?... es decir, que cosas tengo que aprender, que habilidades tengo que desarrollar, con quien debo reunirme, a quien debo pedir ayuda o consejo, de que grupo de personas debo rodearme, que libros puedo leer, a que seminarios o cursos debo asistir, etc… es decir, trabajo sobre mi SER y no sobre el HACER.
    Es una labor difícil porque nos obliga a todos a salir de la zona en la que nos sentimos habitualmente cómodos la zona de confort pero al mismo tiempo, es una experiencia apasionante, cuyos resultados compensan con creces el esfuerzo. ¿Vas de dejar pasar la oportunidad de probarlo?...
     

    Begoña Pabón. Coach de Negocios de Action International.

    Begoña Pabón
    Si lo desea puede escribir un mail detallando el artículo y el autor al que va dirigido y realizar cuantas preguntas, sugerencias o comentarios desee.
    Recibirá su contestación lo antes posible.
    Muchas gracias.