Trabajo Flexible: La gran oportunidad

Hace apenas dos meses hablábamos en esta misma sección de las cuatro megatendencias que según las consultoras Gartner e IDC marcarán el futuro de la tecnología: Cloud, Social, Big Data y Movilidad… En Microsoft pensamos, sin embargo, que todas ellas, y especialmente la movilidad, son ya el presente.

Movilidad es sinónimo de trabajo flexible y trabajo flexible, a su vez, de oportunidad: oportunidad para crecer, oportunidad para conciliar, oportunidad para ser más productivo y también más responsable con el medio ambiente. Por ello, cada vez son más las empresas que optan por el trabajo flexible: según la consultora IDC, en 2013 los trabajadores móviles representarán más de la mitad de la fuerza laboral en Europa.


Movilidad es sinónimo de trabajo flexible y trabajo flexible, a su vez, de oportunidad: oportunidad para crecer, oportunidad para conciliar, oportunidad para ser más productivo y también más responsable con el medio ambiente. Por ello, cada vez son más las empresas que optan por el trabajo flexible: según la consultora IDC, en 2013 los trabajadores móviles representarán más de la mitad de la fuerza laboral en Europa.

En el Reino Unido, por ejemplo, según una investigación realizada por la firma Regus en la que participaron 4.000 organizaciones inglesas, el trabajo flexible es ahora la norma, y no la excepción. No en vano, el 83% de las empresas en el Reino Unido, ofrecían ya esta posibilidad a sus empleados hace dos años.

En España no somos ajenos a esta realidad y, aunque más lentamente que algunos de nuestros vecinos europeos, la tendencia se afianza cada día un poco más gracias, entre otras cosas, a iniciativas como el Día de la Oficina en Casa , que por segundo año consecutivo llevamos a cabo el pasado mes de junio, de la mano de algunos de nuestros socios como el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, y muchas otras empresas tanto públicas como privadas y de todos los sectores y tamaños.

Esta segunda convocatoria del Día de la Oficina en Casa, secundada por más de 200.000 trabajadores y 300 empresas, y con el apoyo de buena parte de las Comunidades Autónomas, mostró una vez más, cómo trabajar en entornos flexibles y móviles con la tecnología adecuada, puede mejorar la productividad y competitividad de empresas, autónomos y profesionales de cualquier ámbito y sector de actividad y, por ende, de todo el país.

La tecnología como base

Partiendo de esa base, parece claro que el trabajo flexible representa una ventaja competitiva que, sin embargo, necesita de un potente sustento para poder desarrollarse con las máximas garantías de éxito. Dicho sustento es la tecnología. En este sentido, tal como afirmó el secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información, Víctor Calvo Sotelo, en relación con el Día de la Oficina en Casa: "el desarrollo del teletrabajo no puede darse si no existen equipamientos, infraestructuras y una familiarización del uso de estas herramientas en la sociedad".

En Microsoft lo tenemos claro, y por eso nuestro objetivo pasa por ayudar a las empresas a crecer y a ser más competitivas proporcionándoles las mejores y más familiares herramientas para su día a día y los entornos más productivos. En este sentido, nuestra gran apuesta por el trabajo flexible gira en torno a nuestro último y más importante lanzamiento: Windows 8 , el sistema operativo más ágil, flexible y productivo con el que hemos contado hasta ahora, un nuevo Windows para una nueva era: la de la movilidad. Un sistema operativo de última generación con una impactante interfaz táctil que ofrece más posibilidades para la productividad móvil, que permite trabajar a los ejecutivos o a la fuerza de ventas desde cualquier dispositivo (PCs, smartphones, tabletas...) y acceder a los datos y las aplicaciones desde cualquier lugar y en cualquier escenario empresarial; un nuevo sistema en el que las Apps corporativas pasan a un primer plano para conseguir mayor productividad en menos tiempo, y que proporciona TI con una infraestructura más segura y fácil de administrar.

Para la gran empresa, Windows 8 supone una verdadera revolución gracias a las nuevas funcionalidades incorporadas que permiten alcanzar las más altas cotas de productividad móvil, seguridad End to End, y capacidad de gestión y virtualización, como por ejemplo: Windows to Go, Direct Access, BranchCache y AppLocker. Además, en línea con nuestra idea de consumerización, el nuevo Windows 8 facilita enormemente la cada vez más extendida tendencia de llevar al trabajo los dispositivos personales (BYOD: Bring your Own Device), haciendo aún más móvil y productivo el mundo empresarial. Además, se espera que 123 millones de tabletas aterricen en 2013 en el panorama empresarial, donde la movilidad será la prioridad número uno para los CIO.

Productividad elevada a la nube

Y si la movilidad está íntimamente ligada a la productividad, la productividad lo está al Cloud Computing. Un dato: según el informe Edge Strategies, un 59% de las pymes que actualmente utilizan servicios en la nube consideran que consiguen un significativo beneficio en productividad, en comparación con el 30% que todavía nos los utiliza.

En Microsoft somos plenamente conscientes de este nexo indisoluble y por eso llevamos muchos años desarrollando y perfeccionando nuestra oferta Cloud tanto para el consumidor final como para la empresa, ofreciendo software como servicio de una forma integrada, ágil y flexible, en la que, probablemente, es una de las propuestas más completas del mercado, con soluciones basadas en nube pública, privada e híbrida para todos los tipos y tamaños de empresas

Y es que la nube permite un acceso anytime, anywhere a los trabajadores, con las ventajas que ello conlleva. Conectarse con los sistemas TIC de la empresa mediante redes telemáticas externas desde cualquier lugar y desde cualquier dispositivo es una práctica cada vez más extendida en España, que en el caso de las pymes, por ejemplo, crece a razón de un 10,7% anual, según datos del Instituto Nacional de Estadística. No hay que olvidar que, según un informe de IDC, el Cloud Computing creará cerca de 14 millones de nuevos empleos en todo el mundo en 2015 y casi 134.000 corresponderán a España.

Beneficios del trabajo flexible

El trabajo flexible comporta beneficios para todos los actores implicados y desde todos los ángulos posibles: para el trabajador, para la familia, para la empresa, para la sociedad en su conjunto, para el medio ambiente y, por supuesto, para la industria tecnológica.

Desde este último punto de vista de la industria, Gartner indica que el mercado mundial de desarrollo de aplicaciones de software ascenderá hasta los 9.000 millones de dólares a lo largo de este año, lo que supone un incremento del 1,8% con respecto a 2011. Dicho crecimiento vendrá impulsado en buena parte el emergente desarrollo de aplicaciones móviles, con lo cual se constata, una vez más, que la movilidad y los estilos de trabajo flexibles han venido para quedarse. De hecho, uno de cada cuatro desarrollos estará específicamente pensado para un smartphone o tableta en el año 2015, de acuerdo con Gartner, quien además asegura que los directores de Sistemas esperan que para el año próximo, más del 20% de sus empleados utilice una tableta en lugar de un portátil para trabajar.

En lo que se refiere a las ventajas para la empresa, según el informe Regus, los beneficios en cuanto a ahorro y aumento de la satisfacción de los empleados y de la productividad son reales. Volviendo al ejemplo inicial del Reino Unido, las empresas que ofrecen la posibilidad de trabajar de forma flexible parecen estar muy satisfechas con los resultados obtenidos hasta ahora gracias a esta opción: el 40% de las compañías afirman que el trabajo flexible aumenta la productividad de los empleados, y el 55% aseguran que cuesta menos que el trabajo fijo en una oficina.

Según esta misma investigación, otro gran beneficiado del estilo de trabajo flexible, que se refiere no solo a horarios, sino también a localizaciones, es el ámbito personal del equipo de trabajo. En este sentido, el 67% de las empresas manifiesta que el trabajo flexible permite mantener un mejor equilibro entre vida cotidiana y trabajo, el 81% afirma que es más positiva para la familia, el 36% asegura que motiva más al personal y el 37% que estimula al personal a ser más autosuficiente y proactivo en su trabajo.

Con todo lo expuesto anteriormente, las ventajas para la empresa parecen claras, pero ¿qué opinan los empleados, o lo que es lo mismo, el capital humano de todo esto?

Desde el punto de vista del trabajador, muchos informes aseguran que la flexibilidad basada en la tecnología ayuda a mejorar la conciliación de la vida privada y profesional, algo de lo que en Microsoft estamos plenamente convencidos y que practicamos con el ejemplo, y también son varios los estudios e investigaciones que constatan que el trabajo a distancia forma parte del ideal de trabajo de muchos trabajadores.

En este sentido, un estudio realizado recientemente por PricewaterhouseCoopers (PwC) Managing Tomorrow's People: Where will you be in 2020? (Gestionando la gente del mañana: ¿Dónde estará usted en 2020?) en el que se realizaron entrevistas a 5746 profesionales de todo el mundo para conocer sus prioridades actuales y lo que esperan del futuro en lo que concierne al trabajo mostró claramente cómo, debido en buena parte a la crisis económica, las prioridades y objetivos de los empleados se han modificado en favor de la flexibilidad y la calidad de vida. Así, para el 47% (41% de los hombres y 54% de las mujeres) de ellos el trabajo flexible, por encima de retribuciones de corte económico como, por ejemplo, los bonos por desempeño, son la prioridad.

En el caso español, diferentes informes apuntan datos interesantes sobre la relevancia y oportunidad del trabajo flexible, por ejemplo, un 57% de los trabajadores españoles desean que su empresa les ofrezca la opción del trabajo flexible. Sin embargo, sólo un 26% realiza algún tipo de trabajo desde casa, cuando la media en Europa es del 35% (OpenMart). En esta misma línea, el 73% de los empleados afirman que sus vidas mejorarían gracias al trabajo flexible (Vanson Bourne).

A este factor se unen, por último, otros dos beneficio fundamentales para el conjunto de la sociedad: la posibilidad de proporcionar una mayor integración social y laboral a personas con discapacidad, al brindarles herramientas con las que desarrollar sus conocimientos profesionales desde cualquier lugar, sin necesidad de tener que desplazarse a diario a un puesto de trabajo fijo, y, por otro lado, la gran ayuda que supone para la preservación del medio ambiente el hecho de dejar las miles de toneladas de CO2 diarias que conlleva el hecho de coger cualquier medio de transporte.

Nosotros lo vamos a intentar, ¿y usted?