La nube y la consumerización: la capacidad de elección en los servicios de abastecimiento

Uno de los motivos por los que me gusta mi trabajo en Avanade es porque puedo hablar con clientes importantes sobre cómo van a incorporar los cambios en la tecnología disruptiva (como la nube) en su estrategia empresarial e informática. El impacto es aún mayor si se combina con otras importantes tendencias como la consumerización de TI (que es de lo que trata este artículo).

En primer lugar, existe una gran confusión en cuanto al ámbito global y al impacto de la consumerización de TI, y a menudo el debate se centra en diferencias semánticas. Sin embargo, aquellos asesores de TI empresarial que reduzcan este concepto a la "ludificación y los dispositivos relucientes", como alguien me dijo una vez, estarán pasando por alto algunas implicaciones cruciales. Esta es sin duda una tendencia que debe ocupar un papel protagonista en la toma de decisiones de TI.

He mencionado antes que cada vez son más los gastos de TI que quedan fuera del control directo del director de informática y que son el resultado de la consumerización de TI.

Independientemente de la definición completa y precisa y de las implicaciones de la consumerización de TI, creo que este concepto abarca dos aspectos fundamentales.

La consumerización de TI es:

  • La incorporación de las expectativas del usuario final en cuanto a la gratificación inmediata y la agilidad combinadas con la atenuación de la disgregación entre las actividades laborales y de la vida diaria inducida por la movilidad y los dispositivos... Y
  • la introducción de conductas generadas por las leyes del mercado en la toma de decisiones de las personas y las empresas relacionadas con el consumo de servicios de TI, lo que se conoce también como “La capacidad de elegir”.

Esto se hace especialmente evidente cuando lo vemos en acción, como explico a continuación.

En una cadena de suministros eficaz de cualquier empresa, el dinero de las compras de materias primas y servicios va a parar normalmente al proveedor que ofrezca el menor coste para la misma calidad. En TI, estos servicios provendrían normalmente de proveedores externos (por ejemplo, si eres un banco, tu ventaja competitiva será ser el mejor banco, no hospedar el correo electrónico). Sin embargo, esto no es así debido normalmente a los costes de las transacciones como los costes de búsqueda, los costes de negociación y los costes de vigilancia, reflejo directo de un mercado imperfecto con barreras de acceso. Esto conducirá a un suministro interno.

Trasladémonos a 2012/2013 y tendremos servicios de consumo en la nube accesibles globalmente que proporcionan un acuerdo de nivel de servicio de gran calidad a un precio fantástico debido a lo siguiente:

  • Los costes de búsqueda se reducen porque el proceso es muy parecido a comprar entre una lista conocida de proveedores importantes, con información completa sobre las características específicas del servicio.
  • Los costes de negociación se reducen porque se trata de la compra de un servicio regulado.
  • Los costes de vigilancia se reducen debido a estándares de la industria como SAS-70, ISO, etc., combinados con acuerdos de nivel de servicio rigurosamente definidos, así como un nuevo estándar en torno a la transparencia de las interrupciones del servicio y los procedimientos de resolución.

En definitiva, el mercado se hace más eficiente, los obstáculos para competir y para la consumerización se eliminan, y somos testigos de un mayor consumo de servicios de TI por parte de las empresas procedentes de proveedores en la nube como SAAS/PAAS/IAAS, etc.

¿Qué implicaciones tiene esto para la informática tradicional? Se puede escoger entre dos caminos.
Resistirse a la consumerización de TI e intentar poner barreras para proteger la función de TI tradicional (estrategia basada en el miedo, la incertidumbre y la duda o FUD, por sus siglas en inglés). Aunque esto puede ser eficaz a corto plazo, al final dará lugar a una descoordinación de los servicios de TI y los requisitos del negocio.
Adoptar y acoger el consumo de los servicios básicos mercantilizados de la nube como plataforma técnica y aprovechar la libertad que esto ofrece para centrarse de lleno en el negocio en lugar de en el suministro interno. TI empleará más tiempo en la integración global, en la prestación de servicios integrales y en la innovación empresarial. La TI empresarial se convertirá en un servicio de asesoramiento estratégico y un catalizador para la empresa.

Conclusión: La madurez de la nube ha aportado inmensos beneficios y un bajo coste de entrada para cubrir las necesidades de la empresa de servicios de TI. La TI empresarial no debe resistirse a esta tendencia de consumerización, sino acogerla y aprovechar los escasos recursos liberados para la consecución de objetivos que proporcionen los mayores beneficios en cuanto a resultados empresariales estratégicos.

Gavin Williams - Vicepresidente de EALA for Cloud Computing Gavin cuenta con 20 años de experiencia trabajando con clientes de empresa para proporcionar soluciones de TI innovadoras para beneficio de las empresas. Gavin trabaja con diferentes clientes de EALA para conocer sus necesidades empresariales y ayudarles a definir una estrategia y dirección tecnológicas. Trabaja especialmente con la alta dirección de las empresas que desean reorientar su organización y servicios de TI hacia la prestación de servicios desde plataformas en la nube.