Redes Sociales profesionales: una nueva realidad para las empresas

Como ya avanzamos en números anteriores, algunas de las principales consultoras tecnológicas del mundo, como Gartner e IDC tienen claro que son cuatro las tendencias que marcarán, mejor dicho, que ya están marcando el presente y el futuro de la tecnología en el ámbito empresarial: movilidad, Cloud, Big Data y, la última, y probablemente la que más auge está cobrando últimamente, Social Enterprise.

Las redes sociales en el ámbito privado, son usadas por millones de personas en los cinco continentes: 700 millones en Facebook, 50 millones en Linkedin, 15 millones en Twitter... Muchas compañías utilizan ese tipo de redes externas de forma descoordinada para crear improvisadas redes internas de networking profesional, sin saber que haciendo lo mismo a través de una red profesional lograrían muchos más beneficios tanto para ellos mismos como para la propia compañía.



Pero, ¿qué es realmente el Social Enterprise? La respuesta es clara, ni más ni menos que el concepto de red social (conversación, comunicación, discusión, comunidades, inmediatez, feeds, microblogging, etc.) trasladado a la empresa y enriquecido con características propias del ámbito empresarial, como colaboración, aumento de productividad, trabajo en equipo, ahorro, valor de negocio, etc.

Y es que el Social Enterprise supone un cambio importante en la forma de trabajar, una nueva realidad para las empresas que abre nuevas y poderosas vías de comunicación y colaboración no intrusivas; una nueva realidad que impacta directa y positivamente en la productividad de la empresa.

Para IDC, por ejemplo, el auge del Social Enterprise es tal que en 2013 este será uno de los pilares de transformación de determinados sectores como el público, el financiero, el energético y el industrial. De hecho, en su informe Predictions 2013, la consultora prevé que este será el año del despegue del Social Business y que más del 30% de las empresas lo incorporarán.

Otro análisis de la misma consultora publicado en 2011, anunciaba que el software social para empresas crecería un 43% en cuatro años, convirtiéndose en la principal forma de conectar a los empleados, datos y sistemas. Este mismo documento afirmaba que la importancia del software social y las soluciones de colaboración continúa creciendo y cada vez son más las empresas que buscan nuevas formas de adoptar estrategias de Social Business para integrar equipos globales, impulsar la innovación, aumentar la productividad y mejorar sus relaciones con clientes y socios de negocio.

Y no solo IDC avala el avance del Social Enterprise. Según Forrester Research el negocio mundial de software para crear y gestionar redes sociales corporativas crecerá un 61% anual.

Microsoft impulsa la empresa social

A medida que las empresas se expanden en el mercado global y construyen equipos más complejos, distribuidos por países y continentes distintos, y con zonas horarias, lenguas y culturas diversas, necesitan encontrar formas creativas de colaborar, que como el Social Enterprise, les permitan compartir el conocimiento instantánea y simultáneamente sin barreras temporales ni geográficas, innovar, descubrir ideas, y potenciar y retener el talento para poder seguir creciendo en un entorno tan competitivo como el actual.

Conscientes de esta realidad, en Microsoft estamos impulsando fuertemente el Social Enterprise para ayudar a nuestros clientes a que sean los primeros en conectar todas esas experiencias y obtener verdadero valor de negocio de ello. Y lo hacemos integrando el concepto de Social Enterprise en todas las soluciones del nuevo Office (SharePoint 2013, Office 2013, Exchange 2013, etc.,), incluyendo novedades y mejoras importantes que potencian el concepto de redes sociales en las organizaciones.

Para nosotros, el Social Enterprise constituye una verdadera transformación del trabajo en equipo que proporciona vías de interacción y comunicación hasta ahora inexploradas en el mundo de la empresa que incrementan la productividad sin aumentar o dificultar el trabajo diario, sino al contrario, facilitando, por ejemplo, a través de la reducción del envío masivo de email, entre otras muchas cosas. Y no lo decimos únicamente nosotros: un estudio de Mckinsey llamado The Social Economy, constata que las empresas que adoptan el concepto del Social Enterprise incrementan su productividad entre un 20% y un 25%.

Para nosotros se trata de la evolución natural de la colaboración, de un cambio de foco del contenido a las personas, porque sabemos que en ellas reside el verdadero poder del Social Computing. Por eso queremos contribuir a facilitar la conexión entre ellas: clientes, partners, proveedores y empleados, poniendo a su alcance nuestras herramientas de una forma integrada; y todo ello con un doble objetivo: proporcionar la mejor experiencia a los trabajadores, por un lado, y la plataforma que los departamentos de TI necesitan, por otro.

Yammer y SharePoint: Social Networking y Rich Collaboration elevados al cubo

Y eso precisamente es lo que hemos hecho con Yammer, nuestra red social corporativa, y SharePoint, nuestra plataforma de colaboración/suite social más potente: integrar para ganar.

Estamos convencidos de que sumando lo mejor de cada producto y combinando el poder de lo social con la colaboración, el correo electrónico y las comunicaciones unificadas, podemos ofrecer soluciones mucho más potentes a nuestros clientes. Por eso, y porque la integración forma parte de nuestro ADN, además de con SharePoint, Yammer se integra con Microsoft Dynamics, aprovecha la capacidad de almacenaje de SkyDrive y también forma parte de nuestro nuevo Office.

Pero antes de seguir, algunos datos sobre Yammer. Yammer es la red social corporativa líder en el mundo con más de seis millones de usuarios registrados activos y es empleado por el 85% de las compañías del Fortune 500. Actualmente cuenta con 450 empleados distribuidos en oficinas en Estados Unidos, Reino Unido y Australia, y está presente en más de 150 países, en 23 lenguas diferentes.

En cuanto a SharePoint, el reciente lanzamiento de la nueva versión SharePoint 2013y su integración con Yammer, la han convertido en una plataforma mucho más social que, además permite el acceso desde diferentes dispositivos móviles y platafomas.

Beneficios del Social Enterprise de Microsoft

Para nosotros, las ventajas del Social Enterprise, como venimos contando a lo largo de este artículo, son muchas, pero las ventajas de hacerlo con Microsoft son muchas más dos: cambiamos la forma de trabajar (desde un punto de vista de negocio) poniendo al usuario en el foco de todas nuestras acciones, y lo hacemos con una única plataforma (desde el punto de vista de IT), logrando que todos los implicados, estén donde estén, tengan acceso a las mismas aplicaciones empresariales de forma manejable, productiva y segura.

Sea como sea, la adopción del Social Enterprise, sin lugar a duda, proporciona importantes beneficios en cuatro áreas principales: colaboración en equipo, compromiso de los empleados, agilidad empresarial e incorporación de las última tecnologías.

•En el primero de los puntos, colaboración en equipo, el Social Enterprise proporciona vías naturales para capturar y compartir ideas allanando el camino hacia la innovación, facilita la conversación, permite gestionar mejor los proyectos, organizar eventos, lanzar campañas de forma controlada, gestionar las comunicaciones corporativas etc.

•En cuanto al compromiso de los empleados, la empresa social es capaz de identificar el expertise de los empleados en distintas materias, permite reconocer y retener jóvenes talentos que se sentirán atraídos por una tecnología que conocen y usan tanto personal como laboralmente y que les permite ser más productivos y, no menos importante: proporciona voz a los empleados que de esta forma se sienten más identificados, crean fuertes vínculos con la empresa, desarrollan más el sentimiento de pertenencia a ella y, como resultado, colaboran de forma natural con los objetivos de la compañía.

•El Social Enterprise también redunda en la agilidad empresarial, ya que permite, por ejemplo, lanzar nuevos productos rápida y eficazmente, entrar en nuevos mercados, contribuye a facilitar las fusiones y adquisiciones, permite controlar y comunicar mejor los cambios y, sobre todo, consigue que las relaciones con clientes, partners y proveedores sean mucho más ágiles y productivas.

•Un último punto a tener en cuenta, es que la incorporación de las tecnologías más modernas y ágiles de colaboración y comunicación, como Yammer y SharePoint, además de facilitar el trabajo y atraer jóvenes talentos, como se mencionaba anteriormente, permite reemplazar intranets y portales obsoletos menos productivos y más complicados de gestionar, y por tanto, ahorrar tiempo y dinero.

Por todos estos beneficios, por el impacto que genera en la productividad con aumentos de entre el 20% y el 25%, y porque supone un nuevo entorno abierto de colaboración que abre vías de comunicación no intrusivas facilitando el trabajo diario, en Microsoft estamos decididos a apostar fuertemente por el Social Enterprise. ¿Y usted?

Más información