Cuatro ventajas de la tecnología social en la empresa y cinco formas principales de adoptarla

Los empleados realizan su trabajo en dispositivos móviles. Las oficinas están dispersas por todo el mundo. Ahora hay más trabajo sin estructurar que antes.
No hay duda de que el ámbito y el ritmo de la empresa han cambiado drásticamente. Para seguir este ritmo, las organizaciones necesitan usar nuevas formas de aprovechar las ideas de los empleados y de conectar con los clientes, partners y proveedores. La tecnología social para la empresa es una nueva plataforma que hace justamente eso.
Un estudio reciente de Microsoft demuestra que muchas compañías no conocen las ventajas de las herramientas sociales para la empresa ni cómo aprovecharlas. Consulte las siguientes diapositivas para obtener más información.
110
Benefit
1

Mejorar el compromiso de los empleados

Mejorar el compromiso de los empleados
27 de mayo de 2013
Según el estudio de Microsoft, el 51 por ciento de los encuestados afirmó que desearía estar más involucrado en las decisiones relacionadas con la incorporación de herramientas y tecnologías en la empresa. Los empleados quieren sentir que se les escucha, que se reconoce su trabajo y que pueden contribuir al éxito de la empresa. La tecnología social en la empresa puede impulsar el compromiso de los empleados simplificando las jerarquías, disolviendo los compartimentos estancos de la organización, ofreciendo a los empleados una plataforma para proporcionar valor a la empresa e impulsar el cambio, ofreciendo un foro para el reconocimiento, dando a conocer la organización y permitiendo la armonización.

Cuando algunas personas definen el concepto de "social" piensan en chatear con amigos y en compartir lo que han comido hoy. Aunque eso es cierto en los entornos sociales personales, la tecnología social en la empresa tiene el poder de transformar el modo en que las personas se comunican, comparten información y realizan su trabajo.
La clave consiste en empezar poco a poco, usando los medios sociales de formas específicas que puedan proporcionar ventajas inmediatas y, después, basarse en los logros para expandir su uso. También es esencial que los directivos escuchen a las personas que usan la tecnología para saber qué funciona y qué no.