Mirada profunda, antes de tomar decisiones

La realidad cotidiana de las empresas está cruzada por múltiples variables que interactúan dinámicamente. No todas tienen la misma relevancia; podría decirse que se agrupan formando capas que rodean en círculos concéntricos al núcleo del negocio. Cada rama de la industria, el comercio o la prestación de servicios tiene un conjunto de elementos esenciales, y otros que son complementarios pero no por eso menos importantes a la hora de analizar la rentabilidad o la productividad de la compañía.
Los cubos de información se han impuesto en los últimos como un recurso muy valioso para conocer la marcha de la operación, combinando de diversas maneras distintos factores. Al ser multidimensionales, tienen la flexibilidad necesaria para que un gerente, un director o un analista puedan visualizar claramente como se están afectando recíprocamente esas variables. Otra virtud fundamental es que son simples de operar: teniendo claro lo que se quiere conocer, es tarea sencilla adaptar los reportes. La clave está en contar con la información bien estructurada, tenerla actualizada y contar con las herramientas adecuadas.
En la plataforma Microsoft existen básicamente tres posibilidades, según las necesidades de cada organización. Las Tablas Dinámicas de Microsoft Excel, los Analysis Services y Power View de SQL Server y la familia de productos Microsoft Dynamics. Más allá de la facilidad con que se puedan personalizar consultas con estas soluciones, muchas empresas eligen desarrollar aplicaciones que exponen reportes interactivos en SharePoint y, ahora, también en la pantalla de Inicio de Windows 8, lo que brinda a los ejecutivos una extraordinaria experiencia para estar al tanto de la evolución del negocio aun encontrándose de viaje con su Tablet o su Windows Phone.
Escenarios. Conocer detalladamente cómo se componen los pedidos pendientes, qué insumos requieren y por qué clientes fueron solicitados, permite ajustar la planificación de la operación para optimizar los recursos. Si los pedidos que aun no se han fabricado corresponden a productos que esperan el aprovisionamiento de la materia prima, o fueron solicitados por empresas con cuentas pendientes, los procesos a impulsar pueden ser muy diferentes a si fueron realizados por quienes tienen la cuenta corriente al día o si permiten liberar los depósitos de material que podría echarse a perder por un almacenamiento extendido. Todo esto se vislumbra, claramente y en tiempo real, con un cubo de información.
Entender las franjas de clientes que adquieren tales o cuales productos, en determinadas épocas del año y en ciertas circunstancias, guía las definiciones en las áreas comerciales y de marketing, a la hora de crear campañas de activación de ventas o definir acciones publicitarias. Cruzar este desempeño en las ventas con el análisis de la rentabilidad puede exhibir cosas importantes, como por ejemplo que lo que más se vende no es lo más conveniente. Por su parte, los gerentes de producción u operaciones, pueden encontrar información relevante referida a la gestión de stock, tanto de materias primas como de productos terminados, en función de la evolución y las proyecciones de ventas, eliminando la improvisación o el cálculo aproximado.
La posibilidad de definir reglas de negocio para la automatización de la generación de reportes, acelera el análisis de los datos expuestos, lo que redunda en una toma de decisiones más veloz y sobre fundamentos más sólidos, lo que mejora el time to market y las posibilidades de éxito.
La Inteligencia de Negocios es clave en entornos tan competitivos como el actual, donde los factores externos a la compañía –que también impactan en clientes y proveedores- son otro componente que inexorablemente se debe tener en consideración. El modelo de datos que se adopte será fundamental para lograr los mejores resultados a la hora de implementar soluciones de análisis de información, dado que hoy en día se multiplican los canales por los que ingresan esos datos a la organización. Un buen esquema de formularios electrónicos y un adecuado diseño de las bases de datos, serán el basamento principal para luego obtener las vistas requeridas en cada circunstancia y por cada nivel de usuario, ya sea gerencial u operativo, a través de tableros de comando, reportes o aplicaciones de Business Intelligence (BI), utilizando diferentes modelos semánticos.
En este contexto, otro tema muy importante para realizar el análisis del negocio es la interoperabilidad. En las compañías suelen convivir sistemas construidos a lo largo del tiempo con diversas tecnologías. Es crítico contar con soluciones basadas en estándares de la industria que permitan un intercambio confiable, algo que tanto en SQL Server como en Microsoft Dynamics y en Microsoft Office se ha tenido muy en cuenta a partir de las conversaciones con clientes, socios de negocios y otros fabricantes de software.
En SLQ Server 2012 Analytics Services, la incorporación del nuevo motor xVelocity habilita multi-threading y escalabilidad lineal con múltiples núcleos en el servidor. Un diseñador de agregados permite elevar el rendimiento en procesamientos multidimensionales, lo que se refuerza aun más con el 'cacheo' proactivo de información para actualizaciones en tiempo real. Por otra parte, Predictive Analytics es una solución que combina herramientas avanzadas de data mining con la sencillez y familiaridad de Excel para proyectar de manera confiable el crecimiento del negocio. Finalmente, con esta versión llega HDInsight, la solución interoperable de gestión y conocimiento en profundidad de grandes volúmenes de información que se mueven a gran velocidad entre diferentes fuentes de datos, funcionando tanto en el propio datacenter de la compañía, o como servicio sobre la plataforma Windows Azure.
Conozca más sobre aquí