Productividad en la nube. Inversión en el negocio.

El paradigma va ganando adeptos. Las pequeñas, medianas y grandes empresas verifican en la práctica sus beneficios funcionales y económicos. Los diferentes planes satisfacen necesidades específicas. La experiencia de editar online, colaborativamente, todo tipo de archivos.
Como toda innovación tecnológica, la promesa de la productividad en la nube recorre una curva de adopción que, actualmente, está en franco ascenso. Al tiempo que la oferta se diversifica en cada país de la región en función de las particularidades de cada mercado, las experiencias exitosas se multiplican, generando una ola de simpatía por una alternativa de soluciones de colaboración, comunicación y herramientas de oficina consumida como servicio a través de Internet.
El disparador fundamental de esta tendencia es económico. Para muchas compañías, es más conveniente pagar un abono mensual por cada empleado, que destinar una cantidad de dinero a la adquisición de un activo como son las licencias de software. El contexto económico ofrece diversas oportunidades y todas ellas requieren de inversión en el core del negocio, ya sea para ampliar la capacidad productiva, abrir oficinas de atención al público, ganar mercados en el exterior o para crear canales de comercio electrónico, entre otras posibilidades. Con opciones que parten de los 4 dólares por usuario por mes, hasta opciones muy completas que llegan a 20 dólares por usuario por mes, el flujo de capital cambia sustancialmente cuando se delega en un proveedor, en este caso Microsoft, la prestación de un servicio de estas características.
Por cierto no es solo por el costo de las licencias, sino también por los esfuerzos de actualización y mantenimiento, por el equipamiento y los recursos humanos para administrar esa infraestructura, y por la continuidad de la operación, garantizada a partir de una plataforma en la nube que dispone de mecanismos de alta disponibilidad (99.9%) que es prácticamente imposible tener en las propias oficinas. Además, cuenta con garantía con respaldo financiero única.
La posibilidad de editar colaborativamente, de manera segura, un documento de Word o una presentación de PowerPoint, sin importar donde se encuentren las personas involucradas, es una experiencia que transforma el paradigma del trabajo en equipo. No solo acelera los tiempos, contribuyendo a un aumento significativo de la productividad, sino que enriquece el producto final, ya que se produce un intercambio sincrónico, donde cada persona hace su aporte pero también es retroalimentado por el aporte de los demás. Abrir un documento alojado en un SkyDrive Pro compartido o en un SharePoint en la nube, y editarlo en línea con Office 365, sorprende la primera vez y rápidamente se transforma en una necesidad.
Un complemento esencial es Lync, con sus facilidades de comunicación por voz (incluso reemplazando a la telefonía tradicional en muchos escenarios), video y funcionalidades para compartir aplicaciones y escritorios, que permite dar un salto cualitativo en las comunicaciones con una notable reducción de costos. Las aplicaciones de Office Mobile para smart phones constituyen un diferencial clave. Y todo eso, acompañado por un soporte técnico y protección contra el correo no deseado y el malware, que provee la capa de seguridad necesaria para sostener la operación online.
Más información: http://crm.dynamics.com