mejorar las directivas de grupo

Advanced Group Policy Management (AGPM)

Microsoft Advanced Group Policy Management (AGPM), un componente central de Microsoft Desktop Optimization Pack for Software Assurance, hace que para las organizaciones de TI sea más sencillo mantener actualizadas las configuraciones de escritorios en toda la empresa y permite tener un mayor control y menor tiempo de inactividad, así como un coste total de propiedad (TCO) reducido.

Los objetos de directivas de grupo (GPO) desempeñan una función destacada en la forma en que se administra y se protege la red. Permiten que el personal de TI administre la configuración de usuarios y de escritorios en muchos equipos a la vez. Esto significa que cada cambio en las directivas de grupo a menudo afecta a varios usuarios y equipos de la red. Existe un riesgo asociado con este grado de flexibilidad. Sin un sistema de control de cambios, cuando los equipos de TI alteran los GPO, esos cambios pueden comenzar a afectar a los equipos antes de que se hayan probado. Si ocurre un problema con las actualizaciones, puede resultar difícil revertirlos rápidamente.

Además, a pesar de que las directivas de grupo brindan un modelo de delegación, la función del editor tiene permisos completos para implementar cambios en el entorno activo. Con la posibilidad de varios editores por GPO, no hay forma de detectar quién hizo determinados cambios o de aceptar o ignorar los cambios antes de que entren en vigor. Con AGPM, puede:

Aumentar el control de sus directivas de grupo:
Microsoft Advanced Group Policy Management ofrece un archivo más seguro para controlar los cambios a los GPO al permitir que el departamento de TI desarrolle, revise y modifique los GPO sin afectar a los escritorios de los empleados. Al actuar como una extensión de la consola de administración de Active Directory y proporcionar administración pormenorizada, AGPM permite que el personal tenga mayor control sobre cómo se realiza y se aplica la edición, lo que origina un nivel mucho más rico en cuanto a la capacidad de administración de equipos.

Reducir el tiempo de inactividad manteniendo la productividad de los usuarios:
Microsoft Advanced Group Policy Management le ayuda a evitar el tiempo de inactividad que puede resultar de la configuración inadecuada o del conflicto de GPO. Las capacidades de edición sin conexión y delegación de flujo de trabajo permiten que el equipo de TI pueda configurar, probar y aprobar los cambios antes de que se activen y revertirlos rápidamente si es necesario. También ayuda al equipo de TI a recuperar GPO borrados y a reparar GPO activos, lo que reduce el riesgo de extensión de errores.

Mejorar el coste total de propiedad con unos costes de soporte técnico reducidos
La creación de informes diferenciados y el registro de auditorías sólidos ayudan al personal de TI a diagnosticar y prevenir problemas rápidamente con las directivas de grupo. Esta capacidad de diagnóstico mejorada se traduce en menos llamadas al departamento de soporte técnico y en unos costes laborales más reducidos. También aumenta la productividad de los usuarios finales y del departamento de TI, lo que mejora el coste total de propiedad general del escritorio.