1. Desactive el modo de ahorro de batería o conecte un cargador al teléfono: Pulse Configuración > ahorro de batería > Desactivado.
  2. Compruebe la intensidad de la señal en la pantalla del teléfono. Para aumentar la intensidad de la señal, cambie de sitio o desplácese hacia una ventana si está dentro de un edificio.
  3. Mantenga su teléfono en modo inactivo; las llamadas entrantes o salientes interrumpirán la transferencia de datos hasta que se finalicen.
  4. Compruebe el indicador de datos móviles (E, 2G, 3G, H+, 4G) en la parte izquierda de la pantalla del teléfono. Cambie la velocidad de conexión más alta de la red móvil de 3G/4G a 2G y vuelva a la anterior para asegurarse de que el teléfono se conecta a la red correctamente. Vaya a Configuración > red móvil (o red móvil y SIM o móvil o red móvil y SIM).
  5. Asegúrese de que el tipo de seguridad de uso compartido de Internet (si no se puede seleccionar, se utilizará WPA2) y la configuración de la contraseña coincidan entre el dispositivo de conexión y el teléfono (Configuración > compartir Internet).
  6. Asegúrese de que la suscripción del plan de datos móviles del operador le permite la vinculación Wi-Fi y de que el operador de red ha habilitado la conexión compartida a Internet en el teléfono.
  7. Si es posible, intente crear una conexión con algún otro dispositivo o forzar el adaptador Wi-Fi del dispositivo de conexión para que utilice el estándar 802.11g; desactive el modo 802.11n. En un ordenador con Windows, vaya a Panel de control > Red e Internet > Conexiones de red, haga clic con el botón derecho en su Conexión de red inalámbrica activa y abra Propiedades > Configurar > Avanzado y seleccione 802.11n y establezca el valor en Desactivado. Cuando finalice, presione Aceptar.
  8. Conéctese de nuevo, ya que la conexión compartida a Internet se desactiva después de 5 minutos de inactividad.