El efecto fantasma y el desenfoque normalmente se deben a los objetos en movimiento durante la fase de captura. Por ejemplo, una persona que va caminando puede aparecer más de una vez o mostrarse un poco transparente. Los objetos en movimiento normalmente influyen negativamente en el acabado de la imagen.