Para unir las imágenes, a menudo es necesario deformarlas un poco para que los objetos se ajusten correctamente en la imagen final. Esta deformación provoca que las líneas rectas se doblen.