1. Limpie la pantalla con un paño suave destinado a tal efecto.
  2. Apague y encienda el teléfono.
  3. Si el teléfono tiene una funda protectora, o si está utilizando una hoja de plástico o una película protectora en la pantalla, quítelas temporalmente para comprobar si afectan a la funcionalidad de la pantalla táctil.