Buscar en el Centro de seguridad de Microsoft
Buscar en Microsoft.com

Protección infantil

Enseñe a su familia a usar Internet de un modo más seguro con estos lineamientos. Aprenda acerca de las configuraciones de seguridad infantil que ofrecen los productos Microsoft.

Predadores en línea: ayude a minimizar el riesgo

Predadores en línea: ayude a minimizar el riesgo

El uso de herramientas de comunicación de Internet, tales como redes sociales, salones de chateo, correos electrónicos y mensajería instantánea, pueden poner a los niños en peligro de encontrarse con predadores en línea.

El anonimato de Internet permiten que la confianza y la intimidad se desarrollen rápidamente en línea. Los predadores se aprovechan de este anonimato para entablar relaciones en línea con gente joven sin experiencia.

Los niños piensan que tienen conciencia de los peligros que crean los predadores, pero, en realidad, son bastante ingenuos en lo que respecta a las relaciones en línea.

Los padres pueden proteger a sus hijos, si conocen los riesgos relacionados con las comunicaciones en línea y si participan en las actividades que sus hijos realizan en Internet.

¿Cómo trabajan los predadores en línea?

Los predadores en línea hacen lo siguiente:

  • Establecen contacto con los niños a través de redes sociales, blogs, salones de chateo, mensajería instantánea, correos electrónicos, paneles de debate y otros sitios web.

  • Seducen a sus víctimas dándoles atención, afecto, amabilidad e incluso regalos.

  • Conocen la música y los pasatiempos que les interesan a los niños.

  • Escuchan y se identifican con los problemas de los niños.

  • Intentan disminuir las inhibiciones de los jóvenes mediante la introducción, de manera gradual, de contenido sexual en las conversaciones o mostrándoles material sexual explícito.

  • También pueden evaluar a los niños que conocen en línea para un futuro contacto cara a cara.

¿Cómo pueden los padres minimizar el riesgo de que su hijo se convierta en una víctima?

  • Hable con sus hijos sobre los predadores sexuales y sobre los peligros potenciales que se encuentran en línea.

  • Use programas con controles parentales integrados en los nuevos sistemas operativos tales como Windows 7 o Windows Vista o que pueda descargar gratuitamente como las configuraciones de seguridad Windows Live Family.

  • Haga que sus hijos respeten los límites de edad de los sitios de redes sociales. La mayoría de los sitios de redes sociales exigen que los usuarios tengan 13 años o más. Si sus hijos tienen menos de la edad recomendada para estos sitios, no los deje usarlos.

  • Los niños pequeños no deben usar salones de chateo, dado que los peligros son muy grandes. A medida que los niños crezcan, diríjalos hacia salones de chateo bien supervisados para niños. Recomiende también a los adolescentes que utilicen salones de chateo supervisados.

  • Si sus hijos ingresan en salones de chateo, asegúrese de saber cuáles visitan y con quiénes hablan. Supervise personalmente las áreas de los salones de chateo para ver qué tipo de conversación se sostiene.

  • Dígales a sus hijos que nunca abandonen el área pública del salón de chateo. Muchos salones de chateo proporcionan áreas privadas donde los usuarios pueden tener conversaciones privadas con otros usuarios; los supervisores del salón de chateo no pueden leer esas conversaciones. En general, estas áreas de denominan áreas “de susurro”.

  • Coloque la PC conectada a Internet en un área común de la casa, nunca en el dormitorio de un niño. Es mucho más difícil para un predador entablar una relación con su hijo si la pantalla de la PC se puede ver fácilmente. Incluso si la PC se encuentra en un área pública de su casa, siéntese con su hijo cuando éste esté en línea.

  • Cuando sus hijos son chicos, deben compartir la dirección de correo electrónico de la familia en lugar de tener sus propias cuentas de correo electrónico. A medida que crecen, puede solicitar a su proveedor de servicios de Internet que cree una cuenta de correo electrónico aparte, pero el correo de sus hijos puede seguir residiendo en su cuenta.

  • Dígales a sus hijos que nunca respondan a la mensajería instantánea o a los correos electrónicos de extraños. Si sus hijos utilizan computadoras en lugares en donde no los puede controlar (la biblioteca pública, la escuela o en las casas de los amigos) averigüe qué protecciones tienen esas computadoras.

  • Si fallan todas las medidas de prevención y sus hijos conocen a un predador en línea, no los culpe. El infractor siempre tiene toda la responsabilidad. Adopte medidas determinantes para evitar que su hijo vuelva a ponerse en contacto con esa persona.

¿Cómo pueden sus hijos reducir el riesgo de convertirse en víctimas?

Existen varias precauciones que pueden tomar los niños, entre las que se incluyen:

  • No descargar imágenes de una fuente desconocida, ya que podría tener contenido sexual explícito.

  • Usar filtros en el correo electrónico.

  • Comunicarle a un adulto de forma inmediata si sucede algo en línea que los hace sentir incómodos o asustados.

  • Elegir un nombre de pantalla que no implique género, que no contenga palabras sexualmente sugerentes y que no revele información personal.

  • No revelar información personal sobre ellos mismos (incluida la edad y el género) ni información sobre su familia a ninguna persona en línea, así como no completar perfiles personales en línea. Para obtener reglas más específicas sobre la información personal en sitios como Windows Live Spaces o MySpace, consulte Cómo ayudar a sus hijos a usar los sitios web de las redes sociales de un modo más seguro.

  • Se debe detener cualquier comunicación por correo electrónico, conversaciones de mensajería instantánea o chateo si alguien comienza a realizar preguntas demasiado personales o con insinuaciones sexuales.

  • Pegue el acuerdo en línea de la familia cerca de la PC para recordarles que protejan su privacidad cuando estén en Internet.

¿Qué puede hacer si su hijo es blanco de un predador?

  • Si su hijo recibe fotos que incluyan contenido sexual de un remitente en línea o si se le pide que participe en alguna actividad de tipo sexual en correos electrónicos, mensajería instantánea o en cualquier otro medio en línea, póngase en contacto con la policía local. Guarde cualquier documentación, incluyendo las direcciones de correo electrónico, las direcciones de los sitios web y los registros de las conversaciones en los salones de chateo para mostrárselas a la policía.

  • Compruebe la existencia de archivos pornográficos en su PC o de cualquier tipo de comunicación de carácter sexual; estas son señales de advertencia habituales.

  • Supervise el acceso de su hijo a todas las comunicaciones electrónicas en vivo, como salones de chateo, mensajería instantánea y correo electrónico.

Fuente: parte de la información anterior fue adaptada, con el permiso de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, de la Guía para padres sobre la seguridad en Internet.