Latinoamérica   Cambiar   |   Todos los sitios de Microsoft

Inicio

Administración

Basándose en las mejoras de administración conseguidas con Exchange Server 2007, las herramientas de administración de Exchange Server 2010 proporcionan nuevas capacidades de autoservicio a los usuarios, de forma que éstos puedan tener un mayor control sobre la mensajería sin tener que consultar con el departamento de soporte técnico soluciones rápidas a problemas comunes. Los especialistas en cumplimiento normativo pueden llevar a cabo búsquedas en varios buzones y exportar los resultados a archivos PST para el descubrimiento legal. Los usuarios pueden averiguar por ellos mismos si un mensaje que hayan enviado a un socio empresarial ha sido recibido correctamente o si ha sido bloqueado por un filtro de correo no deseado. Las herramientas de administración de Exchange 2010 reducen la carga de trabajo para los profesionales de TI, pues proporcionan un modelo de administración basado en funciones que les permite delegar tareas.

Descripciones funcionales

Control de acceso basado en funciones: La Consola de administración de Exchange en Exchange 2010 usa un PowerShell remoto para permitir a los administradores delegar tareas a los usuarios responsables de una forma controlada, con el objetivo de cumplir las necesidades de la empresa. Las funciones especializadas para los administradores de mensajería unificada, el personal del departamento de soporte técnico o los administradores de Exchange Server son fáciles de crear y administrar y simplifican la administración de Exchange.

Panel de control de Exchange: Las nuevas capacidades de autoservicio son accesibles a través de un portal de administración web que permite a los usuarios la realización de tareas comunes sin tener que llamar al departamento de soporte técnico. Esta característica de autoservicio permite que los usuarios sean más productivos y que el personal de TI aumente su rendimiento, al tiempo que se reducen los costos de soporte técnico.

Grupos de distribución moderados: Es posible asignar un moderador para regular el flujo de los mensajes enviados a un grupo de distribución. Cualquier usuario puede enviar un correo electrónico al alias del grupo de distribución, pero antes de que el mensaje se entregue a todos los participantes, el moderador debe revisarlo y aprobarlo. Esto ayuda a evitar las ráfagas de correos electrónicos inapropiados o que normalmente hacen perder el tiempo a un gran número de usuarios.

Seguimiento de mensajes:  Los usuarios finales pueden efectuar el seguimiento de la confirmación de entrega de todos los mensajes enviados a través de una interfaz web. Esto ayuda a reducir una de las llamadas de soporte técnico más comunes.