Haga clic aquí para instalar Silverlight*
LatinoaméricaCambiar|Todos los sitios de Microsoft
Microsoft
Educación 
|Educación|Alianza por la educación
 
Derechos de los niños en la red
 
Los niños necesitan a los adultos para proteger sus derechos en Internet. El sistema legal también se aplica a Internet y los administradores de los sitios Web son responsables del contenido de sus sitios. Para más información, lee los temas siguientes:

Acoso en la red
Los niños y el mercadeo en Internet
Información personal y fotos de los niños en Internet
 
Acoso en la red

Internet proporciona nuevas oportunidades al acoso. La gente puede publicar rumores, fotos u otros datos personales en Internet y enviar mensajes maliciosos, ya sea anónimamente o con el nombre de otra persona. Los mensajes SMS y los teléfonos con cámara ofrecen nuevas oportunidades para la diversión, pero también para el abuso. El acoso en la escuela suele estar limitado al horario escolar, pero a través de Internet el acosador puede abordar a la víctima en cualquier momento. También existe una mayor variedad de personas a las que pueden acosar en línea. Si a su hijo o hija le gusta chatear en línea, estos riesgos deben tratarse con antelación, junto con consejos sobre qué debe hacer el menor si sufre acoso.

Esto es importante porque:

Con frecuencia, el acoso en línea se produce cuando no hay ningún adulto presente.
Los niños creen que contárselo a los padres empeorará las cosas.
El anonimato y el bajo riesgo de ser encontrado hace que la gente intente cosas que de lo contrario no harían (por ejemplo, decir cosas que no dirían a otra persona cara a cara).
El acoso en línea es técnicamente sencillo. Enviar un mensaje malicioso o publicar un texto malicioso para que lo vea un público muy amplio sólo requiere varios clics del mouse.

Sugerencia

Incluso si tu hijo o hija no se ha enfrentado al acoso a través de Internet, recomendamos que trates con él o ella los asuntos siguientes:

No distribuyas tus datos de contacto ni des a conocer asuntos personales, por ejemplo fotos, sin calcular cuidadosamente el impacto que tendrá. Las amistades en línea pueden acabar y cuando esto ocurra la información personal puede ser enviada a personas inadecuadas.
Todas las personas tienen derecho a recibir un trato respetuoso en Internet.
Puedes cerrar el chat o el correo electrónico y apagar la computadora cuando tú quieras.
Los niños deben poder hablar con sus padres acerca de sus experiencias negativas.

Recuerda

Internet está sometida a la misma normativa y legislación que la vida real. La difamación o los insultos contra alguien en línea no son lícitos. Pueden ser considerados como libelo, que puede ser objeto de sanciones y responsabilidades por daños. Puede ser difícil cancelar algo que sólo costó unos pocos clics del mouse publicar, y los niños quizá no comprendan lo grave que la situación puede ser.

Recuerda: con frecuencia es posible llegar hasta los usuarios anónimos. Sin embargo, la policía no actúa si no existe un motivo para sospechar un delito.

Si tu hijo o hija recibe mensajes maliciosos por correo electrónico o SMS:

Explica a tu hijo o hija que no tiene por qué abrir estos mensajes ni ningún mensaje recibido de un total extraño.
No debes responder a mensajes maliciosos. Sin embargo, debes guardar los mensajes para referencia futura si la situación debe ponerse en manos de otra persona.
Si averiguas que el remitente va a la misma escuela que tu hijo o hija, contacta con la escuela.
Si el acoso continúa, quizá quieras cambiar la dirección de correo electrónico del niño o el número de teléfono.

Otras cosas que debes recordar:

Puedes guardar los mensajes maliciosos para cualquier acción posterior.
También puedes ajustar la configuración del programa de correo electrónico de forma que reenvíe a otra carpeta los mensajes de un remitente determinado. De esta forma, tu hijo o hija no tendrá que leerlos.
Si sabes la dirección de correo electrónico del remitente, puedes enviar una copia del mensaje malicioso al proveedor de servicios de Internet y pedirle que elimine la dirección de correo electrónico en cuestión.
Si no conoces la dirección del remitente, pide ayuda a tu proveedor de servicios de Internet.

Si encuentras fotos o textos maliciosos de tu hijo o hija publicados en Internet:

Guarda las páginas en las que se encuentre este material, para acciones posteriores.
Si el sitio o su dirección indica quién es el proveedor de servicios, contacta con ellos. El proveedor de servicios puede eliminar el texto y quizá descubrir al autor.
Puedes pedir a su propio operador de Internet que contacte con el administrador del sitio en cuestión para exigir la eliminación del material.
Si el acoso es especialmente grave y constituye un delito, contacta con la policía.
 

©2014 Microsoft Corporation. Todos los derechos reservados. Póngase en contacto con nosotros |Aviso Legal |Marcas registradas |Privacidad