Pasos que seguir para iniciar una empresa exitosa

Grupo de personas sentadas alrededor de una mesa con portátiles, riendo y leyendo

Cómo empezar tu propia empresa. Es emocionante, apasionante: un momento repleto de esperanza y posibilidades. Es un momento de tu vida en el que puede suceder cualquier cosa. Es un proceso marcado por la creatividad, la pasión y un desparpajo puro y absoluto. Y eso es algo emocionante.

Pero antes de descorchar la champaña, hay mucho trabajo que hacer. Porque, después de todo, empezar tu propia empresa requiere más que un sueño y la semilla de una idea. Requiere capital. Y mucho. Requiere planes sólidos, y mapas de ruta, y…, y…, y… Pero no permitas que todos esos “y” te desalienten. ¡Puedes lograrlo! Está todo ahí: solo tienes que saber cómo organizarlo y presentarlo a los potenciales inversores, y a tus clientes o compradores. Entonces, echemos un vistazo a algunos de estos “y”, para poder dar inicio a tu empresa con el pie derecho.

Escribe tu plan de negocios

Para empezar una pequeña empresa, lo que hace falta es un plan. Y si bien puede parecer abrumador, no debería serlo. Los planes comerciales son bastante predecibles y están diseñados de esa forma por una razón: Para ayudarte a comprender tu dirección y atraer clientes. En general, la U.S. Small Business Administration (SBA) recomienda siete segmentos para cualquier plan de negocios. Estos incluyen:

  • Resumen ejecutivo. Ofrece un panorama breve de lo que hace tu empresa y por qué triunfará.
  • Descripción de la compañía. Ofrece información detallada de tu compañía, los problemas que resuelve y los consumidores, organizaciones y empresas a los que brindará servicios. Aquí debes indicar cualquier ventaja competitiva, expertos de tu equipo, etc. Usa este espacio para hablar de tus fortalezas.
  • Análisis de mercado. Ofrece detalles de las previsiones de tu sector y del mercado de destino. Es el área en la que describirás qué están haciendo otras empresas, cuáles son sus fortalezas y cómo puedes competir por tu participación en el mercado.
  • Organización y administración. En este segmento, explicarás cómo se estructura tu compañía y quién la dirigirá.
  • Servicio o producto. Te da un espacio para entregar información detallada sobre los productos o servicios que ofreces.
  • Marketing y ventas. Aquí explicarás cómo promocionarás tu empresa y ofrecerás los detalles de tu estrategia de ventas.
  • Solicitud de financiación. Si necesitas financiación, usa este espacio para describir cuánto dinero necesitarás en los próximos cinco días y cómo lo invertirás.
  • Proyecciones financieras. Aquí contarás tu historia financiera, ofrecerás proyecciones con bases sólidas y hojas de balances, resúmenes de cuenta, etc. (si ya tienes una empresa establecida).
  • Apéndice. Usa esta sección opcional para incluir cosas como currículum vítae, licencias, permisos, patentes, documentos legales, etc.

Si todavía no estás seguro de cómo empezar un plan de negocios, o si empezar uno de cero supone más de lo que estás dispuesto a hacer, algunos software de creación de documentos ofrece plantillas integrales que te ayudan en el proceso.

Investigación de la competencia

Ya sea para tu plan de negocio o para seguir creciendo personalmente, comprender a la competencia antes de iniciar tu empresa, y mientras la empresa exista, es fundamental. Por supuesto, puedes usar tu motor de búsqueda favorito para reunir datos, leer publicaciones del sector y seguirlas en las redes sociales, pero hay otro recurso que tal vez estés pasando por alto: tu programa de procesamiento de textos. Dependiendo de cuál tengas, tal vez puedas investigar directamente desde tu plan de negocios o archivos. Con características que te ayudan a encontrar asuntos y contenido relacionados de fuentes confiables, puedes obtener información valiosa sin abandonar nunca tu documento.

Reclama los nombres de usuario de tu dominio y redes sociales

Una vez que hayas elegido el nombre de tu compañía y hayas comprendido la presencia de la competencia en Internet (y más allá del mundo digital), puedes prepararte para competir por los clientes y la financiación. Eso significa que ahora es el momento de pedir los nombres de dominio de tu sitio web y correo. Al hacerlo, podrás comenzar a trabajar en tu sitio web, y comunicarte con clientes y potenciales inversores desde una dirección de correo profesional (en lugar de usar un servicio gratuito en línea), y comenzarás a crear tu presencia electrónica, incluso antes de abrir oficialmente las puertas de tu empresa.

Además de pedir tus nombres de dominio, pide también los nombres de usuario de las redes sociales. De acuerdo con un estudio realizado por Infosys, la uniformidad de la marca en todos los canales es un factor significativo en el gasto del consumidor, con más de un 63% de compradores que expresan que la uniformidad de la marca juega un rol importante en sus gastos. Adicionalmente, el 34% dice que un alto nivel de uniformidad de la marca equivale a un mayor gasto, mientras que la falta de uniformidad reduce el gasto en un 39% de los consumidores.

Nota: Idealmente, el dominio de tu sitio web y el de tu correo deben ser iguales (o lo más parecidos posible), fáciles de recordar y no demasiado largos. Y tus nombres de usuario de las redes sociales deben ser iguales al nombre de tu empresa.

Elabora un pronóstico financiero

El pronóstico financiero no solo es uno de los pasos más importantes para iniciar tu empresa, sino que es una tarea constante que puede ayudarte a comprender dónde estás y adónde vas (en términos financieros). Además, puede ayudar a tomar decisiones de inversión y decisiones sobre ciertos aspectos de tu empresa. Pero si bien la idea de un pronóstico puede parecer abrumadora, no necesitas tener un doctorado en economía para prepararlo. De hecho, algunos software de hojas de cálculo te permiten crear pronósticos financieros con pulsar un par de teclas. Todo lo que necesitas para empezar es alguna información histórica basada en tiempos o fechas, y el software no solo puede ayudarte a predecir futuras ventas, sino que puede ir más lejos y predecir requisitos de inventario y tendencias de consumidores.

Crea tu discurso para obtener capital

Cuando pidas capital a los inversores, un plan de negocios y un expediente repleto de datos y cifras es solo parte de lo que necesitas. Eventualmente, tendrás que reunirte personalmente y es ahí donde una buena presentación puede ayudarte a brillar. En esta reunión deberás incluir todos los datos importantes, pero puede (y debería) también darte la oportunidad de compartir tu pasión, tus conocimientos, tus productos y servicios y todos tus motivos.

Procura no abrumar a tu público con demasiada información. De acuerdo con Forbes.com, una presentación con diapositivas no debe tener más de 20 diapositivas, no debe tener demasiado texto y debe contar con gráficos de calidad y un diseño fácil de seguir o entender. Y es ahí donde un software de presentaciones adecuado puede resultar útil. Con plantillas, características de edición sencilla y la capacidad de incluir tablas, gráficos, palabras e imágenes, y manipularlos para que luzcan perfectos, el software que elijas puede marcar la diferencia.

Existen varios pasos a seguir para abrir un negocio, y el camino desde tu "gran idea" hasta el lanzamiento del negocio puede resultar estresante (y presentar dificultades), pero también puede ser uno de los más emocionantes y reconfortantes que emprendas. Tal vez sientas nervios, eso es normal. Pero con las herramientas y el soporte adecuados, y con tu pasión y compromiso, puedes hacer realidad tu sueño, y no solo empezar una empresa sino desarrollar una que crecerá y prosperará con el tiempo.

Acerca del autor

The Microsoft 365 team is focused on sharing resources to help you start, run, and grow your business.

Primeros pasos con Microsoft 365

Es el Office que conoces, más las herramientas para ayudarte a trabajar mejor juntos, para que puedas mejorar la productividad en cualquier momento, en cualquier lugar.

Comprar ahora

El Centro de crecimiento no constituye asesoramiento profesional financiero ni impositivo. Debes comunicarte con un profesional de finanzas o impuestos para debatir tu situación.