5 mitos que convierten las diferencias generacionales en una ventaja competitiva

texto alternativo de encabezado enriquecido

Crystal Kadakia

Estamos en 2018 y seguimos intentando entender a los mileniales. Los más mayores de este colectivo cumplen 38 este año y todavía estamos tratando de superar los estereotipos y el “problema de los mileniales”: cómo atraer, comprometer y retener a esta generación aparentemente incomprensible.

Como la mayoría de vosotros, he oído lo que se cuenta sobre los mileniales. A principios de 2010, cuando comencé a trabajar como consultora, lo único que se oía sobre los mileniales eran quejas por parte de las generaciones anteriores: los tachaban de ser “una generación de perezosos, que se creía con derecho a todo y que necesitaba reconocimiento cada cinco minutos”. Pero no me lo creí. Como milenial que era, no podía equiparar los comentarios rápidos sobre las experiencias de los jóvenes con los beneficios que aportan los conocimientos que se tienen cuando uno es mayor (u olvida cómo es crecer). Sin embargo, me di cuenta rápidamente de que las generaciones anteriores, a pesar de su sabiduría, desconocen muchos aspectos sobre cómo es crecer hoy día, por el simple motivo de que ha habido muchos cambios.

Aunque entre nosotros hay diferencias, como pasa con todos, en mi caso experimenté la introducción de la tecnología digital en el día a día. He podido observar cómo he afrontado el día, qué habilidades he usado para colaborar y cómo he interactuado con las personas antes y después de que emergieran Internet, las redes sociales y mi teléfono inteligente. El momento crucial para mí fue cuando me di cuenta de lo importante que era ser milenial. Soy parte de la última generación que recuerda un momento anterior a Internet, y esa es la clave que cierra la brecha entre todos nosotros. Me di cuenta de que me encuentro en una posición única para ayudar a crear un puente entre dos eras y a conformar un mundo en el que sacamos el máximo partido de lo que sabemos sobre la vida anterior a la tecnología digital y lo aportamos al mundo constantemente conectado de hoy día.

He pasado los últimos seis años examinando el papel que la tecnología ha desempeñado en nuestras vidas y compartiendo las conclusiones con públicos de todo el mundo. El trabajo que hago en Invati Consulting permite a los líderes diseñar de forma estratégica el futuro de la cultura del área de trabajo y, a la vez, cambiar las conversaciones sobre los mileniales. A continuación, expongo una visión breve, extraída de mi libro superventas (The Millennial Myth), sobre cómo disipar cinco de los grandes mitos que existen sobre los mileniales para poder impulsar el compromiso, la colaboración y la productividad a través de la tecnología en el trabajo.

Mito n.º 1: Transformar la pereza en productividad redefinida

Los mileniales son perezosos. Desde una perspectiva tradicional, esto se evidencia en el deseo de los mileniales de trabajar cuando y donde quieran y su lucha por comprometerse a trabajar por una duración determinada, dentro de las horas establecidas y en una ubicación determinada. Antiguamente, invertir tiempo de forma estructurada tenía como resultado un trabajo productivo.

Desde una perspectiva moderna, no se trata de pereza, sino de productividad redefinida. El trabajo realizado en un entorno digital suele ser estratégico, creativo, innovador y, en general, altamente cognitivo. Puede que el alto rendimiento no tenga nada que ver con producir durante ocho horas sin parar frente a un equipo o asistir a reuniones consecutivas. Los mileniales sabemos que el tipo de trabajo que hacemos ha cambiado radicalmente. La neurociencia nos dice que la carga cognitiva que soportamos ha cambiado. Los líderes que no experimenten con la productividad en el mundo actual mediante la tecnología digital se quedarán atrás. Verán a los empleados menos comprometidos y más agotados profesionalmente.

Mito n.º 2: De creerse con derecho a todo a emprendedores

Se considera que los mileniales se creen con derecho a todo porque tienen expectativas inmediatas para aspectos como el salario, ascensos, el trabajo interesante y el acceso al liderazgo. Desde una perspectiva tradicional, estos beneficios se conseguían solo con el tiempo.

Desde una perspectiva moderna, crecer con la tecnología digital ha permitido disponer de una gran cantidad de opciones para aprovechar rápidamente todo el potencial de una persona, tanto para beneficio propio como para el de la organización. Esta visión imita una mentalidad más emprendedora. Las organizaciones que aprovechan el espíritu emprendedor se preguntan cómo pueden escalar el potencial desencadenante de los empleados en lugar de preguntarse por qué no pueden esperar a que se presente la oportunidad.

Acerca del autor

Crystal Kadakia is an international keynoter, leading author, and experienced consultant helping leaders reimagine workplace culture for a digital world. Her unconventional approach on millennials has reached clients from the US to Norway to China. She is honored to be a two-time TEDx speaker and 30 Under 30 award recipient. Her journey began in chemical engineering and training management at a Fortune 100 company. She travels out of Atlanta, GA.

Introducción a Microsoft 365

Es el Office que conoces, con herramientas que te ayudarán a trabajar mejor en equipo de forma que puedes aumentar tu productividad, en cualquier momento y en cualquier lugar.

Comprar ahora
Contenido relacionado
Manage my business

Colaboración y comunicación, las claves para el éxito de las áreas de trabajo multigeneracionales y multiculturales

Más información

El Centro de crecimiento no constituye asesoramiento profesional financiero ni impositivo. Debes comunicarte con un profesional de finanzas o impuestos para debatir tu situación.