Protege a tus Hijos - Seguridad en Banca electrónica

Seguridad en Banca electrónica

Hace tan sólo algunos años, los proveedores y usuarios de la banca electrónica enfrentábamos diversos retos para hacer un uso fácil, seguro y oportuno a los servicios bancarios a través de Internet. Los mecanismos para acceder a nuestras cuentas eran simples y personas malintencionadas podían robar, con relativa facilidad, nuestra información.

Actualmente los requisitos para el acceso a cuentas bancarias en Internet son más estrictos, en parte por la introducción de nuevas tecnologías que implementaron los bancos pero también resultado de las nuevas regulaciones de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores -autoridad de supervisión bancaria en nuestro país.

Así, para acceder a nuestra cuenta, además del nombre de usuario y la clave, los usuarios debemos utilizar dispositivos de acceso que proporcionan una clave dinámica (token). A su vez, existen otras medidas basadas en el tiempo en que una sesión de banca electrónica debe mantenerse abierta y activa con el objetivo de prevenir que terceros obtengan información. Debemos agregar a esto que el banco nos informa cuando existen movimientos en nuestras cuentas.

La aplicación de estas medidas proporciona mayor seguridad a los usuarios de banca electrónica y ayuda a prevenir fraudes.

Sin embargo, aun cuando todas estas medidas han sido implementadas por los bancos, los usuarios podríamos caer en fraudes (también llamados phishing) a través de medios electrónicos que buscan obtener nuestros datos confidenciales. La eficacia de estos ataques no depende de las regulaciones o de los niveles de seguridad implementados por los bancos, pues aprovecha uno de los puntos más vulnerables que tenemos los seres humanos, la ignorancia, que sumado a la inexperiencia en el uso de servicios electrónicos, se convierte en una oportunidad para defraudadores.

Por lo que es importante tener algunas consideraciones cuando los utilizamos:

  • Nunca divulgues a otras personas tu nombre de usuario, claves de acceso o números de identificación personal para portales de banca en Internet, telefónica o cajeros automáticos.
  • Nunca des respuesta a correos electrónicos (o hagas en ligas a páginas externas) donde se te pida información de tus cuentas bancarias, claves o nombres de usuario. Los bancos nunca te pedirán información confidencial por correo electrónico o teléfono.
  • Una vez que recibas tu nombre de usuario, claves o números de identificación personal por parte de tu institución bancaria, memorízalos y destruye cualquier documento que los contenga.
  • No uses las mismas contraseñas o claves en tu cuenta de correo electrónico y servicios bancarios.
  • No descargues software de sitios de los que no tengas absoluta confianza (como sitios de música gratuita).
  • Cuando vayas a acceder al portal de tu banco, hazlo siempre desde una computadora propia. Nunca lo hagas en sitios públicos como Cafés Internet.
  • Mantén actualizado tu antivirus y el sistema operativo de tu computadora.

Ver más: